PASTEL DE PESCADO CON PURÉ DE PATATAS

Hoy os traigo una sencilla receta de pescado muy buena y con todo lo necesario para ser un plato muy sano, tiene una pinta estupenda.



INGREDIENTES:

- 2 puerros medianos
- 3 dientes de ajo
- 1 kilo de merluza
- 10 o 12 gambas
- sal, pimienta y AOVE
-Espinacas frescas
-Una cucharada de harina

PARA EL PURÉ DE PATATAS:

-1 Kilo de papas
- Un chorrito de leche
- Un trocito de mantequilla
- Sal , pimienta y nuez moscada



PREPARACIÓN:


Cocemos la merluza con laurel, pimiento, cebolla y ajo. Mientras vamos haciendo el refrito del puerro y los ajos con un chorro de AOVE, una vez tenemos la merluza cocida colamos el caldo y reservamos. Desmenuzamos el pescado limpiando bien de espinas y lo agregamos al refrito, seguidamente incorporamos las gambas crudas peladas y troceadas y rehogamos, agregamos medio vasito de caldo del pescado, dejamos unos minutos y una cucharadita de maicena para que espese un poco y reservamos.
Cocemos las papas y una vez estén machacamos y le vamos añadir el resto de ingredientes, la leche, la mantequilla, pimienta, sal y nuez moscada. Y ponemos el puré en una manga pastelera.
Ahora vamos a montar en una bandeja para Hornear nuestro pastel. Primeramente el pescado, encima las espinacas crudas y troceadas, por último con la manga pastelera a nuestro gusto el puréde papas. Gratinar para tostar un poco y servir.




PAN DE JAMÓN VENEZOLANO

El pan de jamón es una receta típica venezolana, esta preparación nació en venezuela producto de la fusión de diferentes culturas y se convirtió en un emblema de la navidad venezolana.

demás está decir que el Pan de Jamón es espectacular!  Y para un día para hacer una caminata y comertelo debajo un árbol en plena naturaleza, en la caldera de bandama Gran Canaria.





Ingredientes para hacer Pan de Jamón (para 4-8 personas):
  • Para la masa del Pan de Jamón:
    • 500 gramos de harina de trigo (de la normal)
    • un poco más de harina para usar durante el amasado
    • 200 ml de leche entera
    • 25 gramos de levadura fresca prensada
    • 75 gramos de mantequilla sin sal derretida
    • 1 huevo grande (XL, unos 75 gramos)
    • 4 cucharadas con agua templada
    • 5 gramos de sal fina (1 cuchara de postre)
  • Para el relleno del Pan de Jamón:
    • 250 gramos de jamón dulce (jamón cocido o jamón york) en lonchas
    • 100 gramos de aceitunas rellenas con pimiento morrón (o las que prefieras)
    • 50 gramos de pasas (de corinto o sultanas)
    • 20 gramos de mantequilla (con o sin sal al gusto)
    • 1 cuchara con azúcar (opcional)
    • 1 huevo entero batido (para pintar el pan de jamón)
Receta para hacer Pan de Jamón (para cuatro a ocho personas):
1º) Pon en un bol pequeño las 4 cucharadas de agua templada. Desmenuza la levadura prensada sobre el agua y con una cucharita de palo remueve bien para que se disuelva. Deja fermentar durante 15 minutos y pasado ese tiempo añadimos la leche que debe estar templada si es invierno y fría si es verano.

2º) En un bol grande ponemos la harina tamizada. Echamos sobre la harina la mantequilla derretida, el huevo y la sal. Poco a poco vamos añadiendo la leche con la levadura y con una espátula de madera removemos todo.
3º) Cuando esté toda la leche añadida debe quedar una masa un pelín pegajosa. Enharinate las manos y espolvorea con harina la mesa de trabajo. Coge la masa del pan de jamón y amasa durante un par de minutos. La masa debe quedar muy, muy suave. Durante el amasado añade solo la cantidad de harina que necesites para que no se pegue.
4º) Coge la bola y ponla en un bol (con un pelín de harina en el fondo para que no se pegue). Tapa la masa con un paño y deja en un lugar cálido durante 1 hora o más (hasta que doble su tamaño).

5º) Cuando la masa haya leudado (crecido por efecto de la levadura) ponla sobre un papel de horno. Si no tienes espolvorea con un poco de harina la mesa de trabajo, pero con el papel será mucho más fácil trabajar la masa y enrollarla luego. Además lo aprovecharemos para hornear después el pan de jamón.

6º) Antes que nada coge las pasas y ponlas en un vaso con agua a remojo (puedes experimentar con ron, pacharán o lo que prefieras). Así tendremos las pasas remojadas para cuando rellenemos el pan. Ahora con un rodillo estira la masa dándole forma rectangular. No te preocupes si no te sale perfecto, puedes recortar con un cuchillo y aprovechar la masa que sobre para adornar el pan de jamón. A mi me quedó un rectángulo de masa de 28 cm de ancho por 40 cm de largo y con un grosor de 1 cm.


7º) Coge la mantequilla del relleno (en este caso 20 gramos) y derrítela. Añade la cucharada de azúcar y mezcla bien. Con esta mezcla pintamos la masa y le damos un sabor dulzón al pan de jamón. Si prefieres otra mezcla de ingredientes no añadas el azúcar. Pero no te olvides de pintar bien toda la masa y sobre todo los extremos para poder cerrar y que se pegue bien el rollo de pan de jamón.


8º) Reparte el jamón dulce por la masa, escurre bien las pasas que tenías a remojo y las aceitunas. Añadelas y enrolla la masa.  La masa tiene dos lados largos y dos cortos (formando un rectangulo). Si empiezas a enrollar desde uno de los lados más largos te saldrá un pan de jamón con pocas vueltas de masa en su interior. Yo lo hice empezando por uno de los lados más cortos en dirección hacia el otro y en la imagen de arriba puedes ver como queda el pan venezolano por dentro.


9º) Cuando esté bien enrollada pincha con las manos los extremos de la masa para que quede bien cerrada y no se salga el relleno


10º) Deja descansar el rollo de pan en un lugar cálido y tapada con un paño limpio durante 30 minutos (volverá a crecer). Después mete en el horno precalentado a 200ºC durante 20 minutos. Pasado este tiempo pinta con el huevo batido el pan venezolano y vuelve a meter a 200ºC durante 20 minutos más o hasta que veas que está bien dorado. Después sácalo, deja que temple y fuera de la cocina!!!! a comer!!!!!





El pan está mucho más bueno frío (a temperatura ambiente) que templado, pero todo es cuestión de gustos y al día siguiente está de categoría




FUENTE: Javieretas.hola.com

SOPA RAMEN

 EL CALDO

El caldo es la base del ramen. Aunque se usan múltiples variedades que pueden ser 'assari' (claras, con más vegetales, pescado o huesos en crudo, cocinados menos tiempo) o 'kottery', enriquecidos, espesos y cocinados durante muchísimas horas, en las que los alimentos regalan su grasa, minerales y proteínas al líquido. El más popular de todos es tonkotsu, hecho con huesos de cerdo, que idealmente tiene que ser espeso, lechoso y dorado, dejando una sensación gelatinosa, como pegajosa, en los labios.

Para iniciarse en el ramen casero, Íñigo –que se confiesa fans del caldo de pollo–, propone prepararlo con uno “básico (carcasas, alitas, cebolla, ajo, jengibre, sal) en olla express durante 1.5 horas, cuela y retira sólo una parte de la grasa porque le da un sabor insuperable”. Asegura que es “menos tradicional que el clásico caldo de cerdo, pero increíblemente sabroso”, y que todavía tiene grabado en el cerebro y el paladar uno de miso que tomó en en un garito de Sapporo, “una de las ciudades de Japón que más fama tienen por el ramen, en un garito en el que sólo cabían 6 personas sentadas”. Los caldos pueden aderezarse con sal, salsa de soja y miso, y en algunos restaurantes los rematan con bonito seco en escamas, algún aceite aromático o pasta de sésamo que personalizan el sabor del ramen.

LOS FIDEOS

Rodrigo nos ilumina respecto al origen chino de los fideos ramen, de hecho su nombre proviene de la palabra china ‘la’ (estirar) y ‘mian’ (fideo), y es que una de las características principales de estos fideos es que son especialmente elásticos. “Además de harina de trigo, agua y sal, para su elaboración se utiliza ‘kansui’, que originalmente era “agua carbonatada de una fuente natural en Mongolia, y hoy es un preparado mineral alcalino que la confiere elasticidad y una textura diferente”. Además de la presencia del kansui, para conseguir la textura deseada es importante la manera en la que se prepara el fideo. “Estirarlos y compactarlos correctamente es esencial, y para ello una máquina manual, la típica de preparar pasta italiana, no nos da el resultado deseado”, asegura Rodrigo.
Por esta razón usan una máquina específica que les da, tras un largo proceso y varias repeticiones, el grosor deseado. “Aunque con toda seguridad no será lo mismo, puesto que hacerlos en casa es prácticamente imposible, siempre se pueden comprar fideos ramen en comercios de productos asiáticos”. 


EL TOPPING

Aunque las posibilidades son casi infinitas y dependen totalmente del gusto del chef –según Rodrigo “en Nueva York tienden a utilizar productos de las granjas y huerta locales, no hay un reglas preestablecidas, nosotros por ejemplo usamos albóndigas vegetales”–, nuestros dos expertos aseguran que se puede hacer un ramen casero más que digno y sabroso con poca cosa. Los dos recomiendan incluir cerdo (ambos panceta, Íñigo también lomo cortado finito), cebolleta china cortada muy fina, y huevo “cocido 6 minutos desde agua hirviendo, cortando la cocción en agua y hielo, pelándolo y marinando en un baño de soja”, cortando a la mitad antes de servir. Íñigo aconseja añadir mirin (vino de arroz dulce) y azúcar a la marinada, que considera imprescindible para conseguir “ese inconfundible color a soja en la superficie de la clara y que son increíblemente deliciosos”. Respecto al cerdo, Rodrigo recomienda asar la panceta en una pieza grande en el horno a baja temperatura, y posteriormente cortar lonchas de 1cm de grosor y marcarlas en una plancha. Aunque se pueden añadir setas, algas, espinacas, verduras de todo tipo, marisco o esa cosa de color rosa y blanco prima del palito de cangrejo llamada naruto, con estos toppings y un caldo de pollo bajo en sal –como el que propone Íñigo en el apartado correspondiente– con dashi instantaneo y un poco de soja se consigue un Shoyu ramen casero perfecto para principiantes. De aquí a montar una tasquita y petarlo en Osaka, solo os falta un poco de práctica
.



FUENTE: El comidista

ROSCA DE PAN RÚSTICO

Hornear pan tiene un no-se-que; tiene mucho ese sentido de lo casero, de lo humilde y algo de nostálgico...

Por muy bueno que sea un pan de panadería, nada como el hecho por nosotros mismos, y la satisfacción que causa cuando sale del horno y ves la obra de tus manos, es felicidad pura.

Parece complicado, pero es de lo más sencilla de hacer; eso si, tijera de por medio!!

La masa puede elaborarse a mano, colocando los ingredientes en un tazón y usar las manitas y un poco de fuerza natural para amasar,  y estirar la masa. Pero también puedes delegar ese trabajo al robot o ayudante de cocina que para eso está allí en la encimera, mientras te ocupas de otras cositas por la casa.

j

Ingredientes
  • 3 tazas (350 gramos) harina de trigo panadera
  • 2  1/4 (7 gramos) de levadura instantánea
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 taza de agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
*

Preparación
  1. En un tazón coloque la harina, levadura, azúcar y sal. Agregue poco a poco el agua con el aceite a medida que hidrata y amasa. Este procedimiento puede hacerse a mano o en el ayudante de cocina, teniendo en cuenta que si lo hace a mano, deberá amasar por unos 10 minutos hasta que la masa esté suave; si usa el ayudante, se amasa hasta que la masa se despegue de los lados del tazón.
  2. Se coloca una cucharadita de aceite en el fondo del tazón y se coloca allí la masa, impregnándola en toda la superficie. Se deja reposar por una hora.
  3. Pasado ese tiempo, con el puño de la mano, sacamos en aire de la masa, hacemos una bola y la dejamos descansar nuevamente por 30 minutos.

  1. Precalentar el horno a 450°F y colocar una bandeja honda en la última rejilla del horno.
  2. Tomar la masa y hacer un hueco en el centro y formar una anilla, colocarla en una bandeja con papel de horno a la que se habrá colocado un poco de harina. Colocar la anilla y rociar la superficie con harina.
  3.  Con las tijeras, en una posición de 45° hacer cortes para formar las espigas.
  4. Llevar al horno y con cuidado, colocar agua a la bandeja que ya tiene en el horno; esto hará un vapor que ayudará dar textura a la corteza del pan.
  5. Hornee por espacio de 25 a 30 minutos hasta que esté dorada. Deje enfriar.
  6. Servir y disfrutar




IDEAS QUE ENAMORAN CORONA DE ROMERO PARA APERITIVOS

Hoy os traigo una idea que me enamoró al verla y la hice en estás navidades .



INGREDIENTES:


Ramas de romero fresco
Encurtidos
Tomates cherry
Jamón serrano



PREPARACIÓN:

En un plato o pizarra vamos poniendo las ramas de romero de forma circular, y con un poco de gracia y jugando con los colores vamos colocando nuestros aperitivos preferidos y a disfrutar.

PULPO FRITO CON ALIOLI DE PIMENTÓN

Os traigo un plato delicioso para los amantes del pulpo, no dejéis de hacerlo os va a encantar. Os pongo dos estilos de Emplatado en forma de tapa o en plato más contundente.




INGREDIENTES:

-Pulpo cocido
-Harina de garbanzos o harina para freír
-AOVE

Para el alioli de pimentón:

-Aceite de oliva
-1 diente de ajo
-1 huevo
-1 pizca de pimentón de la vera




PREPARACIÓN:

Una vez tengamos el pulpo cocido lo cortamos en trocitos y lo pasamos por harina, lo freímos en abundante aceite bien caliente AOVE. 
Ahora vamos con nuestro alioli.
Calentar el aceite en una sartén, añadir el pimentón y cocinar un par de minutos. Dejar reposar y atemperar.

Pelar y filetear el ajo en rodajitas.

En el vaso de la batidora poner el ajo, el huevo, un chorro de aceite de oliva con el pimentón y una pizca de sal.
Con la batidora en el fondo del vaso y sin subir, batir hasta que se ligue la mezcla.

Añadir el resto de aceite poco a poco
.


Yo lo serví con un poco de ajo frito que viene envasado y le da un toque crujiente y unas papas fritas



TOMATES VERDES FRITOS

Esta es una receta que se hizo tremendamente popular a raíz de la película del mismo nombre: Tomates verdes fritos. En esta película, basada en la novela homónima de Fannie Flagg candidata al Pulitzer, se deleitan con este plato al mismo tiempo que nos narran una tierna historia de amistad.

Si no habéis probado nunca los tomates verdes fritos no dejéis de hacerlo porque están rel mente deliciosos.

INGREDIENTES:
  • 4 tomates verdes medianos
  • 200 g de harina de trigo
  • 200 g de harina de maíz
  • 3 huevos batidos con unas cucharadas de agua
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Cayena molida
  • Para la salsa remoulade:
  • Zumo de ½ limón
  • 1 taza de mayonesa
  • Cebolleta
  • Apio verde
  • Ajo
  • Perejil
  • 1 cucharada de mostaza a la antigua
  • 2 cucharadas de ketchup
  • Salsa Perrins
  • Pimentón
  • Pimienta



PREPARACIÓN:

Primero elaboramos la salsa remoulade: juntamos el zumo, la mayonesa, la cebolleta, el apio, el ajo, el perejil, la mostaza, el ketchup, la salsa perrins y las especias y batimos con la batidora. Lo guardamos en el frío.

Para los tomates, los cortamos en gajos o en rodajas, ni muy gruesos ni muy finos.

Mezclamos las harinas con un poco de salpimienta negra y la cayena o pimentón.

Batimos los huevos con el agua.

Pasamos los tomates por la harina, seguido por el huevo, y otra vez por la harina y los freímos en aceite caliente hasta que esté en su punto.

Servirlo todo con la salsa al lado para poder mojar a gusto.



PAN DE PESTO "PULL APART"

Uno de los panes salados más deliciosos que os he traido hasta ahora, éste que hoy os dejo. Textura un tanto abriochadaligeramente hojaldrada que se deshace en la boca, corteza crujiente y un sabor potente a Italia. No os lo puedo describir mejor. Y es que casi ni me dejaron en casa sacar las fotos finales….
Se trata de un tradicional Pulp Apart bread, o pan que se hace como diría aquel, casi como una manta de esas de croché a trozos, que luego se arrejuntan y forman este delicioso pan. Tradicionalmente se suele presentar en versión dulce, con canela y azúcar, aunque es tan versatil que lo podéis preparar casi con cualquier cosita que os guste, pero a mi me apetecía algo salado para picotear y le he añadido este pesto genovés que lo convierten en una delicia.

INGREDIENTES

Para el pan:

  • 330 gr. de harina panadera 
  • 4 gramos de levadura seca o 1 paquete de levadura seca de panadería
  • 125 ml de leche tibia
  • 2 huevos “L” *
  • 30 gr. de azúcar común
  • 1/2 cucharadita (tsp) de sal
  • 60 gr de mantequilla a temperatura ambiente

Para el pesto genovés de albahaca:

  • 100 gr. de aceite de oliva.
  • 2 cucharadas de piñones tostados.
  • 1 dientes de ajo pelado y sin germen.
  • 1 cucharada de Parmesano rallado.
  • 100 gr. o 4 puñados de hojas de Albahaca fresca sin tallos
*Si usáis huevos “XL”, el pan será ligeramente más suave, pero el amasado algo más  complicado porque te deja una masa más húmeda y por tanto más dificil de trabajar.


PREPARACIÓN:

Vamos con la masa:


En un bol mediano mezclamos la leche tibia, los huevos ligeramente batidos, el azúcar y la sal.

En un bol grande o en el bol de la Kitchen Aid, mezclamos la harina y la levadura seca.
Con el motor en marcha de la Kitchen Aid provista del gancho de amasar vamos incorporando la mezcla líquida a la seca yamasamos durante unos 10 minutos mas o menos, o hasta que la mezcla esté lisa.
Con el motor en marcha vamos añadiendo la mantequilla cortada en cuadraditosAmasamos unos 10.12 minutos a velocidad 2, hasta que la masa se despegue de las paredes del bol.
Llevamos a un bol ligeramente aceitado, cubrimos con un trapo y dejamos reposar en un lugar cálido hasta que la masa casi haya duplicado su volumen. En mi caso 1.30 minutos. Mientras preparamos el pesto.
Si lo hacemos a mano, es igual, pero con algo más de trabajo de amasado.
Vamos ahora con el relleno de Pesto Genovés
Mientras la masa reposa en la nevera, nos da tiempo también a preparar la salsa Pesto de Albahaca, que es de lo mas sencilla. La única cuestión es que los ingredientes todos deben estar bien fríos para mantener el color verde bien vivo.
En el vaso de la batidora o la Thx en mi caso, introducimos los piñones, el ajo y la albahaca y trituramos a velocidad 5, hasta que esté todo bien molido. Añadimos entonces el queso parmesano y el aceite, y volvemos a triturar a velocidad 5-6 durante 1 minuto y medio mas o menos, para que emulsiome. Tiene que quedar todo como una pasta ligera. Rectificamos el punto de sal-pimienta y reservamos en un tarro de cristal en la nevera.
Enmantecamos un molde de cake, de aproximadamente 10 x 20 cm. 
Transcurrido el primer levado, sacamos la masa del bol sobre una superficie ligeramente enharinada y desgasificamos.
Extendemos la masa en una lámina rectangular de aproximadamente medio centímetro de grosor y con una espátulacubrimos con una capa generosa de pesto .
Con ayuda de un corta pizzas o un cuchillo bien afilado, cortamos esta masa en tiras de aproximadamente un poco menos que la altura del molde y las apilamos unas sobre otras .
Cortamos las tiras en cuadraditos de un poco menos que el ancho del molde.
Vamos colocando estos cuadraditos en el interior del molde, dejando la zona de corte, más fácil de adherirse, hacia la parte superior e inferior del molde .
Cubrimos y dejamos levar durante 1 hora aproximadamente en un lugar cálido y sin corrientes de aires, hasta que casi alcance el borde del molde . Es el segundo levado.

Precalentamos el horno 180ºC calor arriba y abajo.
Transcurrido este segundo levado, horneamos durante aproximadamente 45-50 minutos. Si vemos que se dora demasiado cubrimos con papel de aluminio.
Sacamos del horno, extraemos del molde y dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla.
Absolutamente delicioso, hará las delicias de los que se sienten a la mesa, no solo por la textura y el sabor, sino por la forma de servirse ;).

Si lo guardáis en papel de aluminio aguanta bastante bien un par de días. Más no os puedo decir, porque nunca ha ocurrido eso.




FUENTE:  sweetandsour.es