HELADO DE ALBARICOQUE

No había hecho helado de albaricoque hasta ahora y eso que es una fruta que me gusta bastante en forma de mermelada. El resultado es muy muy cremoso y con un sabor francamente bueno. Espero que lo intentéis ya que es una receta muy simple y rápida de hacer.




Ingredientes:
  • 350 g de albaricoques muy maduros
  • Zumo de 1/2 limón
  • 1 Cucharada de miel suave
  • 150 g de azúcar
  • 1 Cucharadita de esencia de vainilla o una pizca de vainilla en polvo
  • 250 ml de nata 35% mg

Preparación:
1.- Lavamos y secamos los albaricoques. En mi caso me gusta utilizar la piel, ya que al paladar no se nota y las motitas que muestra el helado son muy interesantes.
2.- Troceamos los albaricoques, desechando el hueso. Añadimos el zumo de limón, la miel y el azúcar. Dejamos que repose la mezcla unos 15 minutos.
3.- Agregamos la esencia de vainilla y la nata. Unimos y trituramos hasta obtener un puré fino.
4.- Refrigeramos durante unas horas la crema antes de mantecar o congelar.

Trucos y Consejos:

  • Los albaricoques deben estar muy maduros para que el helado sea más sabroso. Utiliza los mismos frutos que si fueses a hacer mermelada.
  • Si no tienes heladora, debes batir la mezcla cada poco tiempo al menos durante las dos primeras horas para que no se formen cristales de hielo.


FUENTE: unodedos.com

TARTA NAKED DE FRUTOS ROJOS

Si tengo que buscar una frase para definir esta Tarta Mousse de tres frutos rojos es que sabe a fruta fresca de verdad.

La sensación que tuve al probarla es que daba un bocado a un puñado de frutos rojos.
Esa sensación de sabor natural a frutos rojos es maravillosa.
Sabor a fresa de verdad a frambuesa ácida y al toque maravilloso de los arándanos frescos.



INGREDIENTES:

Un bizcocho 

Relleno
  • 350 ml de nata líquida (mínimo 35% de grasa)
  • 200 g de queso crema
  • 240 ml yogures griegos
  • 60 ml de agua fría
  • 15 g de gelatina en polvo
  • 70 g de azúcar
  • 200 g de frutas del bosque (más algunas adicionales para decorar)

PREPARACIÓN:

  • Preparamos primero la compota de frutas rojas, poniendo las frutas frescas en un cazo con una cucharada de azúcar. Calentamos suavemente y cocemos unos cinco minutos, hasta que las frutas estén blandas del todo. Pasamos por un pasapurés o colador para quitar las pepitas y reservamos.
  • En un bol pequeño ponemos el agua fría y la gelatina para que se hidrate.

  • Ponemos en un bol el queso crema y la nata líquida, y batimos primero despacio con un robot o varillas eléctricas para mezclar bien ambos ingredientes, y luego a alta velocidad hasta montar la nata. Cuando empiece a aumentar de volumen vamos añadiendo el azúcar a cucharadas.
  • Mientras tanto, ponemos el yogur en un bol y lo templamos en el microondas. Pasamos también por el microondas unos segundos la gelatina hidratada, lo justo para que se disuelva, y la añadimos al yogur. A su vez, añadimos la mezcla de yogur y gelatina a la nata montada cuando haga picos blandos. 

  • Homogeneizamos con una espátula, con movimientos suaves y envolventes.
  • Cuando esté lista la mezcla sacamos el molde de la nevera con la base sólida y vertemos un par de cucharones, que extendemos con la espátula. 
  • Entonces agregamos una cuarta parte de la compota a la mousse y volvuemos a mezclar para homogeneizar el color. Con cuidado, vertemos una cuarta parte de la mousse que nos queda y alisamos con cuidado encima de la primera capa.
  • Cada vez que vertamos una capa golpearemos ligeramente el molde contra la mesa para que se asiente la mousse y se eliminen las burbujas.
  • Volvemos a verter una cuarta parte de la compota en la mousse y a homogeneizar. Vertemos una segunda capa de mousse más oscura encima de la capa anterior y alisamos.
  • Proseguimos con otra cuarta parte de la compota, mezclamos y vertemos la tercera capa de moussecoloreada; por último, el resto de la compota en el resto de mousse y la última capa de la tarta. Es decir, que después de verter la primera capa blanca, sin colorear, hay que repartir la compota en tantas porciones como capas coloreadas queramos hacer.
  • Llevamos la tarta a la nevera toda la noche para que solidifique. Desmoldamos empujando el fondo del molde hacia arriba y despegando la banda de acetato; decoramos con más frutas rojas.





FUENTE: marialunarillos.com

SEMIFRÍO DE PUERROS CON JAMÒN

Una buena idea para los entrantes, ya que lo podemos tener congelados días antes y sacar el mismo día , decorar el mismo día y listo. una suave mousse de puerros, una crema de jamón y para decorar perlas de aceite de oliva y crujiente de jamón una delicia que sorprenderá a tus invitados.



INGREDIENTES:

Para la mousse de puerros:

     -   200 g de puerros 

     -   150 ml de nata para montar
     -   1 tacita del caldo de cocción
     -   una pizca de sal
     -   una pizca de pimienta molida
     -   3 láminas de gelatina neutra



PREPARACIÓN:

Cocemos en agua y sal los puerros troceados, mientras montamos nata no en exceso la dejamos semimontada .

ponemos a hidratar la gelatina en agua, una vez tenemos los puerros tiernos los trituramos muy bien y reservamos, cogemos un poco del agua de cocción y metemos la gelatina escurrida hasta que se disuelva bien, dejamos entibiar agregamos el puerro triturado y la nata semimontada, probamos de sal y una pizca de pimienta mezclamos bien y ponemos en nuestros moldes y congelar.

Para servir acompañar  con crujiente de jamón 





COCA DE SAN JUAN

Hoy desayunamos la típica coca de San Juan , una masa esponjosa,  y tierna con crema pastelera y coronada con piñones y cerezas. Una receta de Iván Yarza uno de los grandes panaderos de nuestro país, no dejéis de hacerla porque os va a encantar. Feliz día de san Juan a todos.

Coca de Sant Joan - Receta
Un regalito (¡de mi próximo libro!), para que disfrutéis de una miga esponjosa, fundente y un sabor estupendo.




MÉTODO
Preparar el fermento la noche anterior y fermentarlo al menos 12 horas por encima de 20 °C.
Para la crema pastelera, primero hacer una infusión de leche con canela y piel de limón (hervir y dejar varias horas en infusión; hay que reservar una parte que se incorpora luego en la masa). Finalmente, batir todos los ingredientes y calentar en un cazo (sin parar de remover con las varillas) hasta que espese. Retirar del fuego, dejar que se enfríe, cubrir con film plástico para evitar que le salga piel y refrigerar.
Al día siguiente, mezclar todos los ingredientes de la masa salvo la mantequilla. Quedará una masa algo pegajosa pero no muy blanda. Amasar 5 minutos, hasta que esté fina.
Incorporar la mantequilla, fría pero golpeada con un rodillo para ablandarla. Amasar otros 10 minutos, al principio la masa estará pegajosa, pero trabajándola quedará fina.



Fermentar 2 horas y media.
Bolear desgasificando, pero sin dar una tensión excesiva.
Dejar reposar una hora.
Estirar la masa con el rodillo formando una elipse de unos 35x25 cm.
Fermentar de 2 horas y media a 3 horas, hasta que la masa esté bien hinchada.
Pincelar la pieza con huevo batido y colocar la fruta confitada (guindas, naranja, etc.). Decorar con la crema pastelera, dibujando una rejilla con una manga pastelera.
Finalmente, decorar con piñones y espolvorear con azúcar.
Cocer unos 20-22 minutos a 200 °C, calor arriba y abajo, sin vapor.

Al sacar del horno pintar con anís 




RECETA

Fermento (la noche anterior)
65 g de harina panificable
35 g de agua
0,2 g de levadura fresca (aproximadamente una lenteja) o bien 0,07 g de la seca (¡media pizca!)



Masa final
100 g de fermento
250 g de harina de fuerza (W300)
75 g de huevo
75 g de mantequilla
55-70 g de leche aromatizada
60 g de azúcar
8 g de levadura fresca (o 3 g de la seca)
5 g de sal
Ralladura de media naranja



Para la leche aromatizada: 400 g de leche (se evaporará algo) medio palo de canela y piel de un limón

Crema pastelera: (250 g de leche aromatizada, 2 yemas, 60 g de azúcar y 25 g de almidón de maíz)

Para decorar: guindas (o fruta confitada),piñones, azúcar y huevo batido


CROQUETAS DE GAMBAS AL AJILLO

Hoy os traigo unas croquetas suaves, sabrosas un sabor intenso a gambas,  que volarán desde que las pruebas ya son favoritas en casa, os ánimo a que las hagáis. 





Ingredientes para Croquetas de gambas

  • 200 gr. gambas
  • 2 cdas. aceite de oliva de oliva virgen extra
  • 15 g. (para las gambas) + 50 g. (crema croquetas) Total: (65 g.) mantequilla
  • 1 diente de ajo
  • Perejil
  • Sal (al gusto)
  • 2 cdas. de harina colmadas (60 g.)
  • 500 ml. leche entera
  • Harina para rebozar
  • 2 huevos pequeños para rebozar
  • Pan rallado para rebozar
  • Aceite de oliva suave para freír

PREPARACIÓN: 

  1. Limpiamos las gambas retirándoles la cabeza y las pieles. Reservamos los cuerpos de la gambas.
  2. En una sartén grande sofreímos las cabezas y las pieles con 2 cucharadas de aceite de oliva y 15 g. de mantequilla. Las aplastamos con un tenedor para que suelten su jugo.
  3. Retiramos las cabezas de la sartén poniendo especial atención de retirar cualquier resto ya que seguiremos empleando la misma satén con el jugo que has soltado las cabezas, para continuar con el proceso.
  4. Podemos utilizar estas cabezas para hacer un caldo o sopa de pescado y conservarlo para otra preparación
  5. En la misma sartén incorporamos el resto de la mantequilla (50 g.) y la derretimos. Añadimos las gambas reservadas con el diente de ajo picadito.
  6. Cocinamos las gambas durante 2 minutos intentando no dorarlas demasiado, para que queden tiernas. Retiramos las gambas.

  1. Incorporamos la harina a la misma sartén y la cocinamos durante 2 minutos. Agregamos las gambas troceadas, la sal y un puñado de perejil bien picado.
  2. Incorporamos un tercio de la leche y, con unas varillas, comenzamos a remover hasta que la leche se haya integrado.
  3. Añadimos el resto de la leche poco a poco. En varias tandas, sin parar de remover con las varillas, para deshacer todos los grumos de la harina.
  4. Este proceso lo haremos a temperatura media para que se vaya cocinando poco a poco.
    1. Cuando hayamos agregado toda la leche. Y sin parar de remover, dejamos que se cocine la mezcla durante 2 minutos.
    2. En el momento en que comience a hervir, la crema estaría lista. Nos debe de quedar una pasta más espesita pero muy cremosa.

    Rebozado, fritura y presentación final de las croquetas de gambas

    1. Vertemos la masa de las croquetas en una fuente para que nos quede extendida. Con unos 3 cm. de grosor y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente.
    2. Tapamos con papel film para que no forme costra. Guardamos en el frigo de un día para otro para que adquiera consistencia dura.
    3. Preparamos en boles los ingredientes para el rebozado, los huevos batidos, el pan rallado y la harina.
    4. Formamos bolitas con la masa de las croquetas y las pasamos, inicialmente por harina.
    5. Sumergimos cada bolita de croqueta en el huevo batido. Luego, bien escurridas las rebozamos con el pan rallado.
    6. Para conseguir una corteza exterior bien crujiente os aconsejo que repitáis la operación. Debemos bañar cada bolita de nuevo en huevo y pasarla por segunda vez por el pan rallado.
    7. Calentamos en una sartén honda una buena cantidad de aceite suave para freír. Una vez caliente vamos friendo las croquetas.
    8. Si tenemos freidora las croquetas quedarán sumergidas en su totalidad dentro del aceite.
    9. Pero si os pasa como a mí que sólo disponéis de una sartén. Tenemos que tener la precaución de ir bañando las croquetas con el aceite por su cara superior mientras se van friendo. Así evitaremos que se nos abran y les salga el relleno.
    10. Estas croquetas de gambas son un auténtico capricho. Ideales tanto para un entrante de fiesta, como para un picoteo informal en casa, un bocado para enamorar. 


FUENTE: www.recetasderechupete.com

BLINIS Y SALMÓN MARINADO

Hoy os traigo dos recetas un salmón marinado en casa, que cuando lo probéis ya no compraremos más el industrial y para acompañarlo unos blinis y una salsa de eneldo. Para una cena o un aperitivo. Una maravilla 




INGREDIENTES: 

Para el salmón marinado:


  • 2 trozos o colas de salmón
  • 3/4 taza de sal
  • 1 taza de azúcar
  • 2 Cdas. de eneldo fresco 
  • Ralladura de 1/2 limón
  • Ralladura de naranja
  • Pimientas variadas  trituradas 

PREPARACIÓN: 

mezcla de azúcar y sal. Una curación de 24h será el tiempo perfecto para que nos quede en su punto, si lo curamos más tiempo quedará demasiado salado. Por la misma razón yo opto por poner un poco más de azúcar que de sal. Lo que queremos conseguir con la sal y el azúcar es deshidratar el salmón, es decir curarlo. Para darle un toque personal puedes marinarlo con lo que más te guste, habrás visto ya combinaciones como salmón marinado con remolacha o incluso salmón con ginebra. Yo voy a lo seguro y simplemente le añadiré hierbas aromáticas; tradicionalmente se hacía con eneldo y a mí es el que más me gusta (además si le pones un poco de ralladura de limón queda muy bien).

  1. Lava y seca bien el salmón. Retira las espinas.
  2. En un bol mezcla la sal y el azúcar.
  3. En un recipiente echa una capa fina de la mezcla de sal y azúcar, coloca encima un trozo de salmón con la carne hacia arriba, añade el eneldo encima y la ralladura de limón, la de naranja y las pimientas. Cubre con sal y azúcar. Echa un poco de eneldo y ralladura de limón, la de naranja y las pimientas. sobre el otro lomo de salmón y colócalo encima del lomo que ya está cubierto con sal (la piel debe quedar hacia arriba). Por último cúbrelo con sal y azúcar.
  4. Sella el recipiente con film y déjalo en el frigorífico durante 20-24h. Entonces retira la sal y si es necesario lávalo con un poco de agua fría. Sécalo bien, y ya puedes córtalo en lonchas finas para probarlo. Aguante hasta 2 semanas en la nevera.



INGREDIENTES: 

Para los blines:

  • 1 huevo mediano
  • 125 g. de harina
  • 40 g. de mantequilla
  • 175 ml. de leche entera
  • 1/2 sobre de levadura en polvo
  • Una pizca de sal
  • Opcional: 45 g. de azúcar blanco
PREPARACIÓN:

Con el nombre de blini nos encontramos ante una torta fina de origen eslavo que se elabora a base de harina, huevos, levadura y leche, y que puede ser cocida en el horno o frito en la sartén con un poco de aceite. Además, puede ser consumida con o sin relleno. tradicional de la cocina eslava, dentro de la que podemos encontrarnos con la gastronomía rusa, bielorrusa, polaca y ucraniana. los blinis se usan especialmente en platos más bien salados.
  1. En un cuenco pon el huevo, la mantequilla fundida y la leche. Bátelo bien hasta que estos tres ingredientes se mezclen.
  2. En otro cuenco, algo más grande, tamiza la harina y la levadura. Añade la sal y el azúcar si prefieres endulzar la masa un poco (no es preciso).
  3. Luego añade la mezcla de huevo, leche y mantequilla al cuenco de la harina y mézclalo todo bien. Lo mejor es utilizar la batidora, para obtener así una masa mucho más homogénea.
  4. Tapa el cuenco con un poco de papel film transparente y reserva en el frigorífico durante media hora.
  5. Pasado este tiempo saca el cuenco del frigorífico.
  6. Pon al fuego (no muy alto) una sartén antiadherente, unta el fondo de éste con un poco de aceite de oliva y cuando se encuentre caliente echa la masa poco a poco con la ayuda de un cucharón grande.
  7. El blini debe dorarse tanto por un lado como por el otro.
  8. Luego reserva en un plato, y haz lo mismo con los siguientes blinis.

INGREDIENTES:

Para la salsa de eneldo:

4 cucharadas de mahonesa 
1 cucharada de mostaza tipo diyon
1 cucharada AOVE
1 cucharada de miel
Un puñado de eneldo fresco

PREPARACIÓN:


Mezclamos todos los ingredientes y el eneldo lo cortamos pequeñito, esta salsa queda  on más sabor si la haces el día anterior.

TARTA DE MOUSSE DE ARÁNDANOS Y LIMÓN

Esta tarta mousse de limón y arándanos tiene justo la frescura y el dulzor que siempre me gusta,  una tarta muy ligera y dos sabores que combinan a la perfección,  fue todo un éxito .





INGREDIENTES 

Para la base:
Un bizcocho genovés cortado en 3


Lemon curd
  • 60 ml de zumo de limón
  • La ralladura de un limón
  • Dos yemas de huevo y un huevo entero
  • 65 g de azúcar
  • 45 g de mantequilla
Capa de mousse de limón
  • El lemon curd de la etapa anterior
  • 8 g de gelatina en polvo *
  • 30 ml de agua fría
  • 330 g de nata líquida (mínimo 35% grasa)
  • 100 g de azúcar glas

Capa de mousse de arándanos
  • 225 g de arándanos
  • 8 g de gelatina en polvo *
  • 330 g de nata líquida (mínimo 35% grasa)
  • 100 g de azúcar glas
* En cada mousse la cantidad de gelatina si se usan hojas es la correspondiente a unos 400 ml de líquido.





PREPARACIÓN 



Lemon curd

  • Ponemos en un cazo todos los ingredientes. Calentamos al fuego, con o sin baño maría (depende de lo duchos que seamos), sin dejar de remover con espátula, o cuchara de madera, hasta que espese la crema. Dejamos enfriar
  • Mousse de limón
    • Hidratamos la gelatina en un bol con el agua fría. Cuando esté hidratada la pasamos unos segundos por el microondas, lo justo para que se disuelva. Dejamos templar.
    • Montamos la nata, que deberá estar bien fría, en un robot o con varillas eléctricas. Cuando empiece a estar dura vamos añadiendo el azúcar glas a cucharadas, seguido de la gelatina templada. Es mejor que la nata esté algo fluida, no conviene llegar a que quede muy dura.
    • Mezclamos entonces el lemon curd templado con movimientos envolventes y, cuando esté homogénea la mousse, la extendemos sobre la base de galleta. Podemos pasar alguna brocheta por toda la mousse si está muy firme y pensamos que va a quedar algún hueco sin cubrir. Alisamos la superficie con una rasqueta y metemos el molde en la nevera.
    • Mousse de arándanos
      • Ponemos 200 g de los arándanos en un cazo y calentamos hasta que cuezan y se empiecen a romper. Pasamos los arándanos por un pasapurés para eliminar pieles y pepitas. Guardamos los otros 25 g de arándanos para decorar.
      • Mientras los arándanos se calientan hidratamos la gelatina en polvo en el agua fría. Cuando esté hidratada la agregamos al puré de arándanos aún caliente para que se disuelva y dejamos templar.
      • Montamos la nata bien fría y procedemos igual que con la mousse de limón, añadiendo el azúcar glas a cucharadas sin dejar de batir. Por último mezclamos el puré de arándanos con espátula.
      • Distribuimos la mousse de arándanos por encima de la mousse de limón y devolvemos el molde a la nevera para que acabe de solidificar el conjunto. La podemos congelar para asegurarnos de desmoldarla perfectamente, pero es suficientemente firme como para desmoldarla solo con el frío de la nevera, con cuidado. Yo fui poniendo las capas de bizcochos entre una mousse y otra, y utilicé este molde de silicona con éstas formas tan chulas.






FUENTE: www.marialunarillos.com