TARTA DE MERENGUE Y LIMÓN

Esta tarta la probé en casa de mi amiga/bloguera Irmina del blog EL Zurrón de los postres , estaba deliciosa, ella es una gran repostera y artista, y a mí me apasionan los sabores cítricos, así que fue la tarta que elegí para mi cumpleaños, tenía cierto miedo en el merengue suizo, pero con la ayuda de mi amiga salió perfecto y que decir que fué todo un éxito. !!!!!!!!Gracias amiga!!!!!!!





INGREDIENTES

Bizcocho de limón: 

4 huevos L, 
140 gr de azúcar
 25 ml de aceite, 
170 gr de harina
 y unas gotas de aceite esencial de limón.

Crema de limón: 

200 ml de zumo de limón,
 ralladura de 2 o 3 limones, 
85 gr de azúcar, 
25 gr de maicena,
 3 yemas de huevo L, 
7 gr de gelatina en polvo,
 35 gr de agua
 y 140 gr de mantequilla fría en dados.
Almíbar: 250 ml de agua, 50 gr de azúcar y piel de limón.




Merengue:

 3 claras de huevo L,
 130 gr de azúcar
 y ralladura de limón.


PREPARACIÓN

Bizcocho: molde redondo de 20 cm de diámetro. Encamisarlo.
Precalentar el horno a 180º C.
Separar las claras de las yemas. Montamos las claras con 100 gr de azúcar hasta tener un merengue firme.
Batir las yemas con el resto del azúcar, el aceite y el aceite esencial de limón  hasta que estén espumosas.
Mezclar ambas preparaciones con movimientos evolventes. Añadir la harina tamizada e incorporar poco a poco y con movimientos envolventes. Verter al molde y hornear unos 30 minutos.
Dejar enfriar sobre una rejilla.




Crema de limón: poner a hidratar la gelatina con el agua, cuando esté hidratada se poner en un cazo con el zumo de limón, la maicena, las yemas, el azúcar y la ralladura de limón. Se lleva a fuego medio hasta que hierva y espese. Se retira del fuego y se le añade la mantequilla, batir hasta integrar. Pasar a un bol, tapar con papel film que la crema esté en contacto y dejar enfriar.
Almíbar: poner todos los ingredientes en un cazo. Llevar a ebullición 1-2 minutos. Dejar enfriar.

Montaje:
Cortar el bizcocho dos veces en horizontal. Colocar una capa en el plato de presentación. Poner un molde redondo con una cinta de acetato por todo el contorno. Mojar con parte del almíbar. Poner una parte de la crema de limón y así hasta terminar con una capa de bizcocho y el resto de la crema. Guardar en la nevera 5-6 horas o de un día para otro.
Merengue: poner al baño maría las claras con el azúcar, cuando el azúcar esté disuelto batir con la varillas eléctricas hasta obtener un merengue firme, brillante y que el bol esté frío. Añadir la ralladura de limón, mezclar con cuidado. Pasar a una manga pastelera con la boquilla deseada.
Desmoldar la tarta, decorar cubriendo todos los lados con el merengue. Tostar el merengue con un soplete de cocina. Guardar en frío.







FUENTE: www.elzurróndelospostres.com

MAGDALENAS CON ACEITE DE OLIVA ARBEQUINA

Recuerdo de pequeña el sabor de las magdalenas en mi tierra Andalucía, eran un sabor a caseras, sabores entrañables, hechas con aceite de oliva y nunca más las he vuelto a encontrar con ese sabor, hasta que dí con esta receta que se les parece mucho y están deliciosas, tenéis que probarlo, además con nuestro mayor tesoro que nos da esta tierra nuestro aceite de oliva.



Ingredientes
  • 3 huevos grandes
  • 180 g de azúcar
  • 60 ml de leche
  • 190 ml de aceite de oliva virgen extra variedad arbequina
  • 220 g de harina
  • 10 g de levadura en polvo
  • un pellizco de sal
  • la ralladura de una naranja
  • 1/2 cucharadita de vainilla en polvo
Preparación
1 Primero de todo, con ayuda de una batidora eléctrica, batir los huevos con el azúcar durante 5 minutos a velocidad media. Esto hará que los huevos blanqueen y aumenten el volumen. lo que hará que nuestras magdalenas salgan más suaves.
2. Mientras tanto, en un bol mezclar la leche con el aceite de oliva virgen extra. Reservar. En otro bol mezclar la harina, la levadura en polvo, la sal, la vainilla y la ralladura de naranja. Reservar.
3. Luego, cuando los huevos estén espumosos, añadir poco a poco y a velocidad baja la mezcla de leche y aceite.
4. Ahora hay que añadir la mezcla de harina. Poco a poco y a velocidad baja añadir la mezcla de harina. Bajar lo que haya quedado en las paredes.
5. Luego, subir la velocidad de la batidora y batir durante 2 o 3 minutos. Tapar el bol con un trapo y meterlo en la nevera para que reposen un mínimo de 2 horas. Lo mejor es dejarlo toda la noche, de modo que las magdalenas no nos dan ninguna lata: por la noche preparamos la masa y a dormir. Este reposo hará que las magdalenas suban más y desarrollen una miga muy esponjosa.
6. Pasado este tiempo, volcar la mezcla en una manga pastelera. Si no tenemos manga, rellenaremos las cápsulas de magdalenas con ayuda de una cuchara. Hay que rellenar los moldes hasta la mitad, pero no mucho más porque estas magdalenas de aceite suben mucho y la masa se saldrá de las cápsulas si las rellenamos más de la cuenta.
7. Precalentar el horno a 250 grados con aire caliente (si tenemos calor arriba y abajo necesitaremos unos 5 minutos más de horneado). Preparar un tazón con agua y oro con azúcar. Reservar.
8.Cuando esté caliente, bajar la temperatura a 210 grados y hornear las magdalenas de aceite 16-18 minutos. El tiempo exacto depende de cada horno así que pasados los primeros 16 minutos hay que comprobar el punto de cocción. No abrir el horno antes de tiempo, ya que esto puede hacer que las magdalenas bajen y ya no volverán a subir.
9. Finalmente, hay que conseguir que las magdalenas de aceite tengan una capa de azúcar duro. Yo las cojo con cuidado recién sacadas del horno y mojo la parte de arriba por un tazón con agua. Luego inmediatamente después por otro con azúcar. El calor de las magdalenas hace que el agua se evapore, de modo que no quedan mojadas por dentro, formando una capa de azúcar endurecido que en casa les vuelve locos.

Trucos y consejos
  • Si se prefiere que por encima quede una capa de azúcar normal en lugar de endurecida, añadir un poco de azúcar por encima de cada cápsula rellena justo antes de hornear.
  • Sustituir la ralladura de naranja por ralladura de limón y la vainilla por canela si se prefiere.
  • Tiempo de preparación: 45 minutos más tiempo de reposo
  • Dificultad: media
  • Raciones: 12 magdalenas hermosas




FUENTE: loleta.es

RATATOUILLE UN PISTO CON AIRES DE GRANDEZA

La Ratatouille es un plato procedente de la gastronomía tradicional francesa. Un plato a base de berenjenas, calabacines, pimientos, tomate y a veces otras verduras, que se aderezan con hierbas provenzales y se hornean o se cocinan. Es una receta muy extendida por gran parte del mundo, y cada vez más dentro de nuestra gastronomía, teniendo alguna similitud a la receta de pisto que se elabora en nuestro país. 




En esta web especializada os vamos a proponer una serie de variantes de esta receta tan nutritiva y saludable, para que la podais elaborar en casa siguiendo nuestras indicaciones paso a paso. 

Os animamos a probar estas recetas de Ratatouille que os ofrecemos, seguro que te encantarán y podrás sorprender a vuestros invitados con ellas, porque es un plato que resulta muy rico y llamativo





Ingredientes:

- Una berenjena grande
- Un calabacín
- Un tomate grande
- Un pimiento verde
- Un pimiento rojo
- Dos dientes de ajo
- Aceite de oliva virgen
- Sal
- Perejil
- Hierbas provenzales (Orégano, romero, tomillo, albahaca, mejorana…)






PREPARACIÓN:

Vamos a preparar un plato muy rico y saludable conocido como Ratatouille, que tiene su origen en la región francesa de Provenza. Esta receta está elaborada a base de verduras condimentadas con hierbas provenzales, y se suelen cortar en rodajas para presentar el plato intercalando las rodajas de los ingredientes, o bien en forma de espiral o bien formando capas con los mismos, lo que hace que sea visualmente muy llamativo, por la forma y por el contraste de colores. Se puede hacer de varias formas, al horno, en una cazuela, haciendo las verduras por separado, todas a la vez… todas se consideran tradicionales. Nosotros vamos a proponeros una que nos parece perfecta para comenzar. Vamos con la receta. 

Hay que intentar cortar los ingredientes en rodajas de un grosor más o menos similar, para que nos quede bonito a la hora de presentarlo y para que todas las verduras queden tiernas. Empezaremos por la berenjena, la cual vamos a lavar bien, le quitamos la parte de arriba y la cortamos en rodajas. Un grosor de entre medio y un centímetro es un grosor adecuado, perfecto para hornear las verduras sin que se queden duras o se nos pasen. Vamos a dejar las rodajas de berenjena metidas en agua unos 15-20 minutos, para que pierdan ese toque amargo que tienen, y después las escurrimos bien. 

Mientras tanto seguimos con los otros ingredientes. Hacemos lo mismo con el calabacín, el cual lavamos, quitamos el tallo y cortamos en rodajas del mismo grosor anterior. Con los pimientos igual, se lavan, se les quita el tallo y se limpian por dentro de semillas, y después se cortan en rodajas. Ten cuidado al cortarlos porque pueden romperse, hazlo con un buen cuchillo para que queden bien. Y por último lavamos el tomate y lo cortamos en rodajas igualmente. Hasta aquí las verduras que necesitamos tener en rodajas. Vamos a pelar los dientes de ajo y a picarlos bien finos, y los reservamos para más adelante. 


A continuación encendemos el horno y lo ponemos a 180ºC para que se vaya precalentando. Ahora vamos a preparar las rodajas, para lo que podemos emplear una bandeja de las que vienen con el horno, o bien colocarlas sobre una fuente apta para horno. La segunda forma se puede decir que es la forma más clásica de presentar la Ratatouille, pero a la hora de servirla da un poco igual una forma u otra. Si te decantas por la primera, se echa un poco de aceite de oliva virgen en el fondo de la bandeja del horno, y sobre la misma se van colocando capas de verduras, por ejemplo, primero las berenjenas, después el tomate rojo, después el calabacín, el pimiento verde y acabando con el tomate. 





Si prefieres presentar el plato en forma de espiral, usa una fuente de buen tamaño para la cantidad de verduras que tienes, y vas colocando las rodajas de forma vertical, intercalando una de cada ingrediente, y formando una especie de espiral hasta completar la fuente. Un truco para que apoyen bien las rodajas es cortarles un trozo pequeño y colocarlas con esa parte hacia abajo, así tendrán mejor apoyo en la fuente, lo cual es interesante sobre todo si no te quedan muy apretadas las rodajas unas con otras. 

Elijas la forma que elijas de preparar la Ratatouille, para darle más sabor a las verduras, se le agregan por encima una buena cantidad de hierbas provenzales, un poco de sal y perejil picado junto a los ajos que habíamos picado antes. Esto puedes hacerlo también mezclando un poco de aceite de oliva virgen con las hierbas y el perejil y los ajos, y agregar la mezcla. Si no tienes hierbas provenzales de las que ya vienen mezcladas, emplea una combinación de las que tengas en ese momento. Debes intentar que todas las rodajas queden impregnadas, para que tengan buen sabor, sobre todo si usas la primera opción, ya que entonces es mejor hacerlo capa a capa, ya que de la segunda forma si echas por encima la mezcla, irá hacia abajo y así todas las rodajas quedan impregnadas. 


Y ya solo faltaría meter la Ratatouille en el horno cuando este alcance la temperatura indicada, y dejaremos hornear sobre media hora más o menos, con el calor activado únicamente por la parte de abajo. Las verduras deben quedar tiernas, un poco pochadas, así que siempre es recomendable comprobarlo antes de sacarlas del horno. Este plato lo puedes servir en caliente, o en frío, como plato principal o servirlo como guarnición, ya que acompaña perfectamente a otros platos. Te recomendamos que no lo comas recién hecho, si no que lo hagas y lo dejes reposar, ya que así el sabor será más intenso, y se conserva perfectamente en la nevera varios días. Esperamos que os guste esta magnífica receta

TARTA BAKEWELL


Es una de las estrellas del recetario tradicional británico.  Su origen la sitúa en la ciudad de Bakewell, concretamente en la posada White Horse Inn, donde el cocinero, por error, al realizar una tarta de fresas, añadió en su parte superior una mezcla de huevo y almendras, que para sorpresa de todos resultó ser deliciosa, convirtiéndose así en el plato más popular de la misma.
La tarta está compuesta de una base de masa quebrada, rellena de mermelada de fresas, cerezas o frambuesa y cubierta de un relleno de almendras.  Se suele añadir almendras fileteadas para coronar la tarta y aportar un  toque crujiente.
La masa de la tarta la podéis comprar ya hecha, pero sin duda os recomiendo que la hagáis vosotros en casa, el sabor es inigualable, así como la textura que le aporta a la tarta.
Es una tarta fácil de preparar, con ingredientes sencillos y como podéis ver con un resultado magnífico


RECETA DE TARTA BAKEWELL
Masa Sablée
200 gr. de harina
140 gr. de azúcar glas
160 gr, de mantequilla a temperatura ambiente
40 gr. de almendras molidas
2 yemas de huevo
1 pizca de sal,


Frangipane
150 g de mantequilla
150 g de azúcar glas
3 huevos
1/2 cdta. de extracto de almendras
130 g de almendras molidas
20 g de harina

Mermelada de frambuesa
Almendras fileteadas

Preparamos la masa
En un bol mezclamos la harina, el azúcar glas, la sal y las almendras molidas hasta conseguir una mezcla uniforme. Reservamos.
Ponemos en el bol de nuestro robot (o en la mesa de trabajo si lo hacéis a mano) la mezcla de harinas, hacemos un hueco en el centro y añadimos la mantequilla cortada en cuadrados. Mezclamos los ingredientes hasta integrar ligeramente, y seguidamente añadimos las yemas de huevo, mezclamos hasta que nos quede una masa uniforme y lisa (no debemos de trabajar en exceso la masa, sólo lo justo hasta ver que están los ingredientes bien integrados).
Una vez terminada, dejamos reposar nuestra masa en el frigorífico para que adquiera mayor consistencia, tapada con film transparente, durante 30 minutos aproximadamente.
Ahora que la masa ha reposado, la sacamos del frigorífico y la aplastamos con la palma de la mano un poco antes de extenderla con el rodillo. Enharinamos ligeramente nuestra superficie de trabajo, y estiramos con la ayuda de un rodillo hasta forma un círculo.
Engrasamos el molde que vayamos a utilizar,ya sea con spray antiadherente o pincelándolo con un poco de mantequilla y luego espolvoreándolo con harina (tira el exceso de harina sobrante).
Depositamos nuestra masa en el molde, cubrimos el fondo y las paredes de esta, retiramos el exceso sobrante.  Tapamos el molde con film transparente y lo introducimos nuevamente en el frigorífico durante 30 minutos más.
Transcurrido ese tiempo, sacamos nuestro molde del frigorífico y lo horneamos “à blanc” o lo que es lo mismo, sin el relleno.  Lo introducimos en el horno, precalentado a 180º, durante 20 minutos aproximadamente. Reservamos mientras preparamos la crema de frangipane.

Preparamos la crema frangipane
En el bol de nuestro robot batimos la mantequilla junto al azúcar hasta obtener una mezcla esponjosa, ligera y que haya blanqueado ligeramente.
Seguidamente añadimos los huevos, lo haremos uno a uno, hasta que se mezclen uniformemente.  En este punto la masa parece que se ha cortado, pero no os preocupéis es así el aspecto que toma. Añadimos el extracto de almendras y seguimos volvemos a batir ligeramente.
Ahora incorporamos la harina y la almendra y mezclamos hasta obtener una masa uniforme.
Montaje de la tarta y horneado
Rellenamos el fondo de nuestro molde, ya horneado, con la mermelada de frambuesa, creando una capa uniforme.
Seguidamente vertemos la crema de frangipane y extendemos con la ayuda de una espátula para que nos quede uniforme.
Espolvoreamos la tarta con las almendras fileteadas y la horneamos durante 30 minutos a 190º.

OREJAS DE AMÁN O HAMANTASCHEN

  • Las Orejas de AmánHamantaschen (en yiddish) u Oznei Hamán (en hebreo) son unos dulces típicos de Purim. Son típicos de la gastronomía judía asquenazí (de los judíos de se asentaron en Europa central y oriental tras la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.c.)
    Se pueden encontrar por todo Israel desde un mes y medio antes del día festivo. Este año comienza al atardecer del 4 de marzo, con lo que ya deben haber Orejas de Amán por todas partes.

  •  de los rellenos más típicos de allí se prepara con semillas de amapola (mohn en yiddish), pero se encuentran rellenos de muchísimas cosas: chocolate, nutella, mermelada, manzana con dulce de leche, chocolate blanco… incluso se innova con algunas variaciones saladas.
    Lo importante es que el relleno no sea muy líquido, para que no se extienda cuando lo pongamos encima de la masa antes de darle forma

  • INGREDIENTES:

  • 170 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 150 g de azúcar
  • 1 huevo a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • ralladura de media naranja
  • 270 g de harina
  • una pizca de sal
  • agua, si es necesaria
  • el relleno que elijas, eno mi caso pistachos y arándanos secos con semillas de amapola

PREPARACIÓN:

  • Precalienta el horno a 180 ºC.
  • Mezcla bien la mantequilla cortada en dados con el azúcar con un batidor de mano o eléctrico.
  • Añade el huevo, el extracto de vainilla y la ralladura de naranja y vuelve a batir hasta que esté todo bien mezclado.
  • Añade la harina y la sal y mezcla bien.
  • Si tienes una mezcla terrosa sin cohesión, añade agua de cucharada en cucharada hasta que puedas formar una bola.
  • La masa tiene que ser suave pero no pegajosa. Si estuviese pegajosa, añade un poco más de harina. Yo con esta cantidad de harina no he tenido que añadir agua.
  • Forma una bola y líala en papel film. Refrigérala un par de horas como mínimo.
  • Saca la bola del frigorífico y estírala con el rodillo hasta que la masa tenga un grosor de 2-3 mm.
  • Conforme vayas estirando la masa, levántala de la superficie de trabajo y enharina un poco para que no se pegue.
  • Con un cortapastas redondo de entre 7 y 8 cm, corta círculos por toda la masa. Los restos puedes volverlos a amasar y estirarlos para formar más círculos.
  • Pon una cucharadita del relleno elegido en el centro de cada círculo.
  • Haz primero un pliegue , a continuación el segundo pliegue y cuando hagas el tercero, hazlo de forma que cada una de las dobleces solape encima de otra y tenga otra le solape encima a ella. Se tiene que ver el relleno por el agujero central, no lo cierres con las solapas. Da la sensación de molinillo de viento y evita que se salga el relleno al hornear.

  • Aprieta un poco los tres picos con el dedo para que se fijen un poco y no se abran en el horneado.
  • Puedes hornearlas directamente en una bandeja de horno ligeramente engrasada o con papel de horno, pero si las refrigeras unos 10 minutos ya en la bandeja y las metes directamente del frigorífico al horno, mantienen mucho mejor la forma y no se desparrama casi nada (es normal que se pueda salir algo de relleno de alguna).
  • Hornéalas unos 20 minutos, hasta que ves que empiezan a dorarse. Aunque te de la sensación que están blandas, luego endurecen. Quedan con una textura tipo galleta.
  • Sácalas del horno y déjalas enfriar en una rejilla.
  • Puedes conservarlas en un táper, una caja metálica o en una bolsa de plástico bien cerrada
Relleno de pistachos triturados con miel, y relleno de arándanos secos, semillas de amapolas triturados con miel.
Consejos y notas:
  • Si no tienes extracto de vainilla, sustituye una cucharadita de azúcar de la receta por azúcar vainillada.
  • Si no te gusta la ralladura de naranja, puedes no ponerla o añadir un poco de canela molida a la masa.
  • Estos dulces tienen textura de galleta con un relleno jugoso dentro. Échale imaginación con el relleno. Admite cualquier cosa, con la textura adecuada, que te guste.
  • Puedes incluso utilizar una onza de chocolate, pasas, manzana caramelizada… como relleno.
  • A los niños les encanta, y para los mayores también son un vicio. Como son pequeños, se comen solos.
  • Puedes sustituir unos 20 g de harina por cacao puro en polvo y tendrás unas Orejas de Amán de chocolate.



FUENTE: http://www.puestoma2tazas.com

BACALAO A LA RIOJANA

  • Con esta receta de bacalao a la riojana, te vas a chupar los dedos, esta buenísima, el bacalao queda muy jugoso y la salsa es deliciosa de esas que uno no deja de mojar pan.
    Y como siempre, es una receta muy sencilla, no tiene ningún tipo de complicación y además no te llevará mucho tiempo prepararla.
    Es un plato tradicional que se puede preparar de varias formas, se le puede añadir pimientos secos o hay mucha gente que prepara una salsa de tomate y le añades pimientos asados, … bueno yo os enseño la mía que queda estupenda y que espero que os guste


INGREDIENTES:

  • 4 lomos de bacalao desalado
  • 1 cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • 300 ml salsa de tomate casera
  • 2 pimientos choriceros
  • 1 pimiento verde
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal


PREPARACIÓN:

Lo primero, en una cazuela con aceite, preparamos un sofrito con cebolla y la mitad del ajo. Sazonamos.


Por otro lado, en una sartén doramos ligeramente el bacalao sólo por el lado que no tiene piel y se lo ponemos encima a la cebolla, pero ahora con la piel hacia abajo, para que suelte la gelatina.


Añadimos la salsa de tomate casera y unos pimientos choriceros rehidratados y picados. Dejamos que se cocine todo junto durante 5 minutos.


Por último, se fríen el resto de los ajos laminados con abundante pimiento verde y se lo ponemos por encima. Dejamos cocer unos minutos más.


Servimos.

ENSALADA DE COLIFLOR Y ESPECIAS


un plato rápido y nutritivo, perfecto para cenar. Para ello, utilizamos harissa, una salsa picante típica de la gastronomía magrebí.


Muy sabroso y sano lleno de color.



INGREDIENTES:

Una coliflor
AOVE
Cominos en granos 2 cucharaditas
Canela molida 1/2 de cucharadita
250 de garbanzos cocidos
30 ml. De harina
4 tomates pequeños maduros
Sal de mar
3 o 4 cucharadas de semillas de granadas
Perejil




PREPARACIÓN:



En primer lugar, precalentamos el horno a 220ºC.


Partimos 1 cabeza de coliflor en trozos pequeños. En un bol amplio, vertemos 45 ml de aceite de oliva, ½ cucharadita de canela molida, 2 cucharaditas de semillas de comino. Removemos hasta integrar los ingredientes.


Incorporamos los trozos de coliflor al bol y removemos con las manos hasta empapar la coliflor en el aceite con las especias.


Colocamos los trozos pequeños de coliflor remojados en el aceite con especias en una bandeja rectangular apta para horno, de unos 30x20 cm, y horneamos a 220ºC durante 15 minutos, hasta que dore un poco.


En el bol amplio, echamos 250 g de garbanzos caseros o de lata y 30 ml de harissa, unas dos cucharadas. Removemos hasta integrar los ingredientes.


Cortamos en rodajas los 4 tomates pequeños y los añadimos al bol.


Sacamos la coliflor del horno y añadimos a la bandeja para horno la mezcla de garbanzos, tomates y harissa.


Volvemos a introducir la bandeja en el horno y horneamos a 220ºC durante 15 minutos, aproximadamente. Sacamos del horno.


En un plato hondo, colocamos el manojo de perejil, a modo de cama. Ponemos la coliflor con los garbanzos encima. Añadimos 1 pizca de escamas de sal de mar y 3-4 cucharadas de semillas de granada.


Decoramos con unas cuantas hojas de perejil troceado y servimos.