MOUSSE DE QUESO CABRA Y TOMATE

Es momento de aperitivos y comidas de picoteo, así que hoy os propongo un aperitivo con una presentación muy original, bocaditos de mousse de queso de cabra con mousse de tomate y que sin embargo es muy sencillo de preparar para tener congelado y presentarlo en tu mesa ante cualquier ocasión imprevista.
Seguro que encontráis algún molde de silicona con una forma chula para prepararlos, pero si no es así, pequeños aros o flaneras forradas con film os servirán para realizar la mousse que decoraréis a vuestro agrado.



INGREDIENTES:

Para la mousse de queso cabra


  • 200 g de queso de cabra
  • 50 g de leche
  • 30 g de nata
  • 4 g de hojas de gelatina
  • 100 g de nata al 35%MG
Para la mousse de tomate

500 g de tomate  muy maduros
100 ml de nata líquida
4 g de la hoja de gelatina (también conocida como cola de pescado)
4 cucharadas de aceite de oliva

Tabasco



PREPARACIÓN:

Empezamos con la mousse de tomate, Hidratar la gelatina en un tazón grande con agua fría unos 20 minutos.
Escaldar los tomates muy maduros para eliminar la piel y se reserva
Con la nata fría, batir bien e ir incorporando la cola de pescado. los tomates, los pelamos los llevamos a la batidora, 2 cucharadas de aceite, sal y unas gotas de tabasco (según el gusto) seguidamente se puede pasar por un pasapuré o chino para eliminar las semillas y que el concentrado del tomate quede más suave. Sobre este concentrado incorporamos la nata y ligamos la mezcla durante dos o tres minutos, este paso es importante para obtener una mousse cremosa y consistente, una vez mezclada se observa ya una textura cremosa de mousse, finalmente llenamos el molde hasta la mitad y la llevamos al congelador para que cuaje.
Mientras vamos con la mousse de queso cabra.
Comenzaremos hidratando las hojas de gelatina. Para eso ponemos un bol con agua muy fría y añadimos las hojas cortadas a la mitad, dejándolas reposar durante quince minutos.
Cortamos el queso y le quitamos la piel, lo ponemos en el vaso de una batidora con la leche y trituramos hasta formar una masa homogénea.
Calentamos los 30 g de nata en el microondas y disovemos en ella las hojas de gelatina. Añadimos esta mezcla a la masa de queso de cabra, removiendo bien para que se integre el conjunto.
Montamos los 100 g de la nata bien fría hasta que esté espumosa, no es necesario que esté demasiado firme, y la vamos integrando a la mezcla anterior poco a poco y con cuidado parea que no nos pierda esponjosidad.
Rellenamos los moldes de silicona o aros forrados con film de cocina y congelamos durante unas horas hasta que estén firmes.

Desmoldamos congelados unas 2 horas antes de servir, se pueden adornar con anchoas, canónigos, o lo que más os guste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MUCHAS GRACIAS A TODOS POR VUESTROS COMENTARIOS,DE VERAS SON UNA SATISFACCIÓN PARA SEGUIR ADELANTE CON ESTE BLOG.BESOS